LLevamos 20 años de "Buenas prácticas agrícolas", una mentira conveniente para conservar el modelo de negocios.





En un mundo al revés, el estado responsable de la salud del pueblo entrerriano pone toda su artillería jurídica y política para tirar abajo una de las decisiones jurídicas más nobles y justas vistas en nuestras provincia como fue el fallo del Juez Benedetto que ordena cesar las fumigaciones aéreas a 3000 metros y terrestres a 1000 metros del predio escolar en zonas rurales.


Desde la Coordinadora Basta es Basta realizamos una denuncia concreta y fundamentada para proteger la integridad física de la comunidad educativa rural alcanzada por el masivo uso de agrotóxicos en nuestra provincia. La respuesta del Gobierno provincial en vez de solidarizarse con las víctimas, fue convocar una reunión urgente con vendedores de veneno, cámaras empresariales y la bolsa de cereales.


El fiscal de Estado enseguida realizó declaraciones preocupado por la ¨pérdida de hectáreas productivas” y no dijo una palabra sobre niños, niñas y docentes. ¿Acaso la provincia los considera prescindibles? ¿Ignoran los decisores políticos que existen otras maneras de producir sin dañar los seres vivos y al suelo?  ¿Aceptamos como externalidad del modelo productivo el daño genético de nuestros niños?


Los propios interesados ofrecieron el (Mon) santo remedio: el Manual de Buenas Prácticas Agrícolas, un palabrerío sin respaldo científico presentado en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para conservar el modelo de negocios, privatizar las ganancias acentuando la desaparición de pequeños y medianos campesinos en manos de los pooles de siembra y socializar la contaminación de la agricultura oncológica. El único resultado de ese manual de promesas incomprobables fue la decisión de acortar las distancias para fumigar sin límite, como lo expresaron los ahora ex ministros Etchevehere y Bergman.

Jamás tras 20 años de fumigaciones, existió voluntad política desde las autoridades responsables para evaluar los impactos sanitarios; ambientales; económicos y sociales que hoy ya son imposibles de ocultar. Toda esa tarea se realizó con enorme esfuerzo desde abajo, desde los pueblos fumigados. Madres juntando dinero de sus magros ingresos para ir a Paraná a rogar por leyes protectoras.

Desde la Coordinadora por una Vida sin Agrotóxicos en Entre Ríos ¡Basta es basta! le decimos: señor Gobernador escuche a su gente; convoque a otros sectores; escuche a los médicos de los pueblos fumigados, a los científicos que han relevado la geografía de su provincia y a los agrónomos que están desarrollando otro tipo de agricultura sin dependencia de venenos.

Arriesgamos la salud y nuestro futuro. ¿Subestiman nuestra inteligencia?

Señor gobernador, una vez más: ¿¿ Para quién gobierna?? ¿Para los entrerrianos de a caballo o solo para un puñado de empresas que ofrecen ahora espejitos de colores en forma de manual?

Las buenas prácticas agrícolas son una mentira conveniente sin control alguno.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un Amparo Judicial Favorable a los Pueblos Fumigados. Aplicar Agrotóxicos a 50 Metros de Zonas Pobladas Es Incostitucional

Carta Abierta al Sr Gobernador de Entre Ríos

Nota Cámara de Senadores por Humedales e Islas de la Provincia de Entre Ríos.